He voted his own party out of office

Pero la venganza de Felipe Calderón fue descomunal. Cerró todas las vías legales e ilegales posibles para que llegara financiamiento a la señora Vázquez Mota —precipitando su derrota—, a la que también mandó al hospital.

La fea enfermedad del poder que, según acapulqueños, ya también coquetea al presidente Peña Nieto. Al tiempo.

El Universal – Opinion – Un déspota en Los Pinos.

Vazquez Mota had to go to the hospital? Nice going there, asshole.

Authornullrend

INSUFFICIENT DATA FOR MEANINGFUL ANSWER